Reportaje a Ramiro Cabrero, Director de Legal & Compliance en Baker Hughes

Baker Hughes es un proveedor líder de servicios de yacimientos petrolíferos, productos, tecnología y sistemas para la industria del petróleo y gas natural en todo el mundo. Sus más de 60.000 empleados trabajan en alrededor de 90 países ayudando a los clientes a encontrar, evaluar, perforar, producir, transportar y procesar hidrocarburos. Para obtener más información acerca de Baker Hughes, visite www.bakerhughes.com.• Ramiro

Ramiro Cabrero, Abogado (UBA) con Maestrías en Derecho & Economía (UTDT) y en Administración de Empresas (UCEMA), y profesional Certificado en Ética & Compliance (AAEC-UCEMA), cuenta con más de 10 años de experiencia en temas de ética y compliance en América Latina, y es actualmente el Director de Legal & Compliance en Baker Hughes con responsabilidad sobre 12 países de la región.

En qué consiste la función de Compliance en general? ¿Cómo está estructurada esta función dentro de su compañía? ¿De quién depende y cuál es la línea de reporte?

En Baker Hughes estamos convencidos que una buena reputación es la base de nuestro negocio y que, salvo que cumplamos con todas las regulaciones, normas éticas y sociales, y políticas de la compañía, esa reputación puede dañarse fácilmente. En ese sentido, a través de Compliance promovemos y requerimos a nuestros empleados y socios de negocios actuar en base a dicha filosofía y compromiso para hacer lo correcto todos los días y en cada decisión que se tome.
La función de Compliance en nuestra compañía tiene una estructura muy sólida a nivel internacional con grupos de expertos dedicados a tiempo completo en las distintas áreas que la integran, más un equipo de abogados, contadores y otros especialistas que soportan diariamente las actividades e iniciativas del departamento. El equipo es liderado por nuestro Chief Compliance Officer, un ejecutivo con reconocida trayectoria en materia de Compliance en la industria petrolera, y que tiene un reporte directo al Comité de Ética del Directorio.

¿Qué habilidades debe tener un Compliance Officer que pretenda desempeñar cabalmente su función?

El rol del Compliance Officer ha evolucionado hasta convertirse en un integrante vital del equipo gerencial de la organización, sea a niveles ejecutivos, regionales o locales. Sus valoraciones y recomendaciones moldean e influencian las decisiones a todo nivel y son un claro indicador de la forma en que la compañía opera, del “cómo” se hacen las cosas.
Las habilidades requeridas son muy variadas. Claramente debe ser una persona con marcada integridad, solidez técnica y un pensamiento estratégico que le permita anticipar y atender adecuadamente posibles riesgos. Su éxito dependerá también de un profundo conocimiento del negocio de la compañía, de la industria, y de los mercados donde se opera por lo que, sin importar donde se encuentre, el Compliance Officer debe ser un socio de negocios involucrado 100% en la actividad de la empresa.

¿Cuáles son los rasgos que definen el programa de compliance de su compañía? ¿Cuáles son las ventajas de contar con este programa?

El programa de Compliance de Baker Hughes tiene más de 15 años de vigencia y siempre se caracterizó por una visión de mejora continua, convencidos en que la efectividad actual no garantiza la efectividad futura dado el constante dinamismo en los riesgos y formas de hacer negocios. Es por ello que nuestro programa ha sido pionero en la industria petrolera global y ampliamente reconocido por su calidad y complejidad.
Las ventajas asociadas a contar con un programa de Compliance riguroso han crecido sostenidamente a lo largo de los años. Hoy no solo nuestros empleados, socios de negocios y autoridades valoran la existencia del programa, sino que éste constituye una ventaja competitiva concreta y diferenciadora frente a nuestros clientes globales.

¿Cuál es a su criterio la clave para generar en todos los empleados de la compañía el cambio de cultura que permita hacer que todos los días se haga lo correcto y en forma transparente? 

Considero que es de vital importancia que los empleados y socios de negocios comprendan que la forma en que la compañía opera hace a su sustentabilidad. Hay numerosos ejemplos que demuestran que ya no podemos ver al negocio solamente desde una perspectiva de resultados financieros a corto plazo. En tal sentido, hacer lo correcto no solo está bien desde el punto de vista ético sino que es la base fundacional para un éxito comercial prolongado.

¿Cómo considera que puede mantenerse la efectividad de un programa de compliance en un entorno de constante cambio de normas regulatorias? 

Para las compañías que operan en mercados sensibles al riesgo de corrupción es un desafío ineludible tener una visión de mejora continua de su programa de Compliance. De este modo pueden adaptarse herramientas actuales o generarse nuevos mecanismos que ayuden a detectar y prevenir nuevos riesgos y a cumplir acabadamente con complejas regulaciones. Si un programa no acompaña de cerca a la realidad, poco a poco irá perdiendo efectividad.
El conocimiento del negocio y de la industria juega aquí un papel fundamental a la hora de incrementar el nivel de efectividad de las mejoras adoptadas. La capacitación interna en materia de Compliance a través del intercambio de lecciones aprendidas es también clave para mantener una cultura de cumplimiento sostenida y exitosa.

¿Cómo vislumbra el futuro de la función de compliance?

Estoy convencido que en un contexto donde los mercados, las autoridades y los stakeholders demandan negocios éticos y transparentes, la existencia de un área que promueva y resguarde la cultura de la empresa e implemente mecanismos innovadores para mitigar efectivamente los riesgos se volverá cada más necesaria en el ámbito corporativo y será un factor determinante del éxito de las organizaciones. En particular, considero que en los próximos años veremos un marcado crecimiento en la implementación de programas de Compliance en pequeñas y medianas empresas para remarcar su cultura de ética y transparencia y generar mecanismos de prevención para la multiplicidad de riesgos existentes.